Retinta

Esta raza recibe su nombre por la coloración de su capa, siendo ésta una característica propia de su tronco de procedencia, el bovino Rojo Convexo. En su origen fue animal de doble aptitud carne-trabajo destacando sus buenos rendimientos, su buen comportamiento y su gran adaptación al medio seco.

La explotación típica de esta raza es de régimen extensivo compartiendo los espacios pastables con otras especies autóctonas, fundamentalmente ovinos de raza Merina, porcinos del Tronco Ibérico y yeguadas de Pura Raza Española.

El sistema de cubrición es por monta natural permaneciendo los toros junto a las vacas desde el mes de noviembre al mes de junio. Destaca la rusticidad de la raza y su claro carácter maternal. Ello le permite aprovechar un medio difícil, con grandes épocas de sequía y periodos de carencia.

Los tipos comerciales son la ternera y el añojo.

Es característico de esta raza la coloración roja de la capa, variando desde la oscura o retinta a la clara o rubia. Presenta “ojo de perdiz” (degradación del color alrededor de los ojos) y se admite en las hembras, manchas blancas de pequeña extensión en la región inguinal. Las mucosas son sonrosadas.

Los cuernos son de color amarillento con oscurecimiento en las puntas, permitiéndose en las hembras el descornado. Es una raza de proporciones medias.

No se admiten más comentarios